sfEl próximo 24 de noviembre, lxs estudiantes vaciamos de nuevo las aulas y salimos a la calle para seguir nuestra lucha contra la LOMCE (con especial hincapié en las reválidas), contra el 3+2 y contra los recortes en educación. Ambas reformas, sumadas a los recortes, no sólo empeoran la calidad educativa, sino que abren las puertas cada vez más a adaptar el sistema educativo al mercado laboral actual, donde la precariedad es la norma. Quieren solamente a una élite con máster (muy caros y por tanto inaccesibles para muchxs jóvenes) para llevar a cabo los pocos trabajos para los que se requiere una alta cualificación. Quieren menos graduadxs universitarixs para cubrir trabajos cualificados. Quieren muchxs trabajadorxs sin cualificación superior o incluso sin el título de la ESO (lxs que hagan FP básica o no aprueben la reválida de 4ESO) para considerarlxs completamente descualificadxs y someterlxs así a la más absoluta precariedad, relegarlxs al paro y hacer que acepten esta situación.

Somos perfectamente conscientes de que estas reformas no han venido como consecuencia de la crisis, sino que empezaron a implantarse mucho antes, a finales de los 90, cuando la crisis aún no se vislumbraba ni de lejos, con la LOU, Bolonia… ¿El objetivo? Doble: disminuir la cualificación para imponer la precariedad como norma y producir un trasvase de fondos, patentes, infraestructuras, etc., de lo público a lo privado. Contra esto peleamos.

Sea el que sea el gobierno que tuviéramos después del 26J, íbamos a tener que salir a la calle para defender nuestra educación, pero también nuestra sanidad, el resto de servicios públicos, nuestra vivienda, nuestros puestos de trabajo… Con el gobierno del PP aún más tendremos que mostrar una fuerte resistencia para pasar a la ofensiva. Mariano Rajoy anda diciendo que suspende temporalmente la aplicación de las reválidas hasta que haya un pacto de Estado en materia educativa. Consideramos que es una mentira, pues este curso estaban programadas las reválidas pero sin que la calificación tuviera validez, así que estamos en la misma situación antes y después de las declaraciones, en resumen, Rajoy no ha asumido ningún compromiso. Sin embargo, el simple hecho de que ahora plantee esto es una respuesta a la presión social que hubo en las calles por parte de lxs estudiantes la pasada huelga del 26-O. Tenemos que continuar la lucha hasta realmente poner en jaque al gobierno y sus apoyos (Ciudadanos y PSOE) pero también para levantar una alternativa real, que no se contente con la gestión de la miseria como están demostrando experiencias como Syriza en Grecia o Podemos en las concejalías y parlamentos autonómicos. No es sólo la educación, es nuestro futuro, son nuestras vidas, y sólo conseguiremos una salida a la crisis favorable a la clase trabajadora y la juventud si nos organizamos y movilizamos por nuestros intereses hasta las últimas consecuencias.

Lxs jóvenes tenemos una tarea central: tenemos que rebelarnos y arrastrar con nosotrxs a lxs trabajadorxs. No tenemos nada que perder y todo que ganar. Lxs estudiantes en particular tenemos que organizarnos en nuestros institutos, facultades, escuelas, conservatorios… Creemos que el sindicalismo estudiantil es la clave para hacerlo, es decir, organizaciones permanentes que luchan día a día de forma combativa por la mejora de las condiciones de estudio y vida en los centros, que se solidarizan activamente con las otras luchas, que denuncian las reformas que nos perjudican, y, lo más importante, que ponen en movimiento a lxs jóvenes. Sin embargo, a día de hoy con la división existente en el movimiento estudiantil, pensamos que, además de construir sindicatos estudiantiles, es imprescindible construir un marco de coordinación entre todas las organizaciones de cualquier tipo que luchen por la educación. Proponemos, desde hace ya aproximadamente un año, que se convoque un encuentro que nos permita llevar a cabo una campaña conjunta para tener una primera toma de contacto y ver hasta dónde somos capaces de coordinarnos.

Mientras tanto, pensamos que hay que construir la huelga del 24N y seguir acumulando fuerzas. Podemos parar la LOMCE, podemos parar el 3+2 y podemos parar los recortes si luchamos y defendemos nuestra educación, nuestro futuro, nuestras vidas. Sólo basta que tomemos conciencia y nos demos cuenta de la fuerza que de verdad tenemos si nos organizamos y peleamos en una misma dirección. El 24N todo el mundo a la calle, nadie en las aulas y nadie en su casa.

¡SÓLO LA LUCHA DEFENDERÁ NUESTRA EDUCACIÓN!