Después de la muerte de Franco, el estado se acostó dictadura y se despertó democracia. Los misterios de la Transición, se asumió todo lo que el régimen impuso y los partidos lo aceptaron, como si no hubiera pasado nada en este país durante 40 años de dictadura.

El gran cambio ,el régimen del 78 había nacido: los mismos militares, la misma policía, los mismos jueces,la misma iglesia y un rey. 43 años después del asesinato del compañero Javier Verdejo y más aún en Andalucía, donde la ultraderecha ha entrado con su discurso de odio y desprecio, con su vuelta al pasado, con sus listas negras …. sigue teniendo la misma vigencia su grito de “Pan, trabajo y libertad”.

En esta teórica democracia, manipulada y al servicio de los de siempre, seguimos exigiendo…pan de Educación pública, no concertada, desde los 0 años, con una política de becas que favorezcan a l@s hij@s clase trabajadora. Pan de Sanidad pública, gratuita y universal, para todos y todas sea cual sea su origen, sin el desvío a la sanidad privada, que solo busca el beneficio a costa de nuestra salud. Pan de servicios sociales, de calidad, que no estén en manos se empresas privadas, que resuelva los problemas reales de la gente.

Pan de redistribución de la riqueza cuando precisamente tenemos en Andalucía más del 20% de la infancia al borde de la pobreza y el 40% de la población tiene dificultades para llegar a fin de mes. Pan de vivienda para l@s trabajador@s y no para los bancos y los fondos buitres.

Trabajo digno para tod@s, trabajo en igualdad. Trabajo sin la humillación de la reforma laboral que está al servicio de las grandes empresas y va dirigida contra la clase trabajadora. Trabajo para nuestr@s jóvenes, que son explotad@s con trabajos basura y contratos precarios. Trabajo para l@s inmigrantes que huyen de la miseria y la guerra, solidaridad con toda la clase trabajadora, sea cual sea su origen.

Y libertad para todas las mujeres, ante la aparición de la ultraderecha machista y sus teorías y desprecios sobre la violencia machista. Porque NO es NO. Libertad para el colectivo LGTBI, que está en el punto de mira de los más reaccionarios. Libertad de y para los pueblos a elegir su futuro. Libertad para l@s pres@s polític@s encarcelad@s. Libertad ante la Ley mordaza del PP, que el PSOE mantiene como un arma de opresión, recortando derechos y atacando la libertad de expresión y reunión.

“Pan, trabajo y libertad” ante este sistema corrupto y del capital, ante la ultraderecha que quiere estancarnos en el pasado, ante la izquierda conformista y domesticada, ante la pérdida de derechos, ante la OTAN, ante el militarismo de nuestras ciudades y escuelas, ante la Europa de los mercados y la troika, ante la aniquilación sistemática de nuestro planeta, ante el abuso y la explotación de los últimos.

“Pan, trabajo y libertad”, por la memoria.

“Pan, trabajo y libertad” por la dignidad de nuestra tierra y la clase trabajadora.

“Pan, trabajo y libertad”…nadie dijo que sería fácil. Seguimos en la lucha..