A través de un comunicado conjunto, 138 organizaciones pro derechos humanos denunciaron el domingo la“brutal guerra saudí-emiratí”en Yemen, que ha provocado un gran número de víctimas civiles, la destrucción masiva de infraestructura vital y la propagación de la pobreza y enfermedades mortales en todo el país árabe. La brutal guerra contra Yemen se desarrolla ante los ojos de todo el mundo y en medio del silencio y la inacción de la comunidad internacional, encabezada por las Naciones Unidas y la mayoría de sus instituciones afiliadas, por temor a que se detengan las contribuciones financieras saudíes y emiratíes”,se lee en el texto.

Por lo tanto, dichos organismos pidieron que las personas amantes de la libertad y los defensores de los derechos humanos en todo el mundo ejercieran presión y pusieran fin a la agresión saudí a Yemen.

Riad sigue cometiendo crímenes de guerra en Yemen

Además de referirse a la catastrófica situación que vive Yemen, la nota señala que las organizaciones han monitoreado y registrado crímenes de guerra, así como crímenes de lesa humanidad cometidos por la llamada coalición liderada por Arabia Saudí en este país, pues hizo un llamado al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (CDHNU)para que reinicie su investigación al respecto.

Según las estadísticas, cientos de miles de personas han resultado muertas y heridas. Unas 579 900 viviendas han sido destruidas además de 15 aeropuertos, 400 hospitales y clínicas, 16 puertos, 680 mercados populares, 500 centros de telecomunicaciones, 2000 instalaciones gubernamentales, 400 fábricas, 11000 centros comerciales y 1500 mezquitas”, reza el comunicado.

Es más, las organizaciones pidieron el levantamiento inmediato y total del cruel asedio a Yemen,la apertura del estratégico puerto de Al-Hudayda (oeste) y el Aeropuerto Internacional de Saná, la libre entrada de alimentos, productos farmacéuticos, dispositivos médicos y derivados del combustible, así como la libertad de viaje para los pacientes yemeníes en estado crítico que necesitan un tratamiento que les salve la vida en el extranjero.

La declaración también enfatiza la necesidad de que Arabia Saudí y sus aliados pidan disculpas formales por la agresión contra Yemen, compensen las pérdidas infligidas al país, emprendan iniciativas para liberar a todos los prisioneros de guerra y revelen el destino de los desaparecidos.

La nota también puso énfasis en la necesidad del establecimiento de la paz en Yemen, cuyo pueblo se reserva derecho de decidir sobre el futuro de su país sin la injerencia extranjera.