Desde IZAR queremos expresar nuestro apoyo y solidaridad con el compañero Jonatan Braxs, despedido de la empresa Catsa-Movistar de manera arbitraria y por realizar actividad sindical en su centro de trabajo.

En un momento en el que los y las  teleoperadoras se encuentran en plena lucha por la negociación del nuevo convenio estatal del sector de telemarketing, sumido en la actualidad en la más absoluta precariedad laboral, se hace más que nunca necesario solidarizarse con el compañero Jonatan al igual que él lo ha hecho en numerosas ocasiones con otras luchas.

Hace unas semanas asistimos con satisfacción a la noticia de que Alexis, compañero también represaliado por la empresa Catsa Movistar, había conseguido que un juez decretara improcedente su despido. Esperamos el mismo resultado en el juicio de Jonatan, que se celebrará el próximo martes 20 de diciembre en Málaga, y llamamos a la concentración en la puerta de los juzgados para ejercer presión y mostrar nuestro apoyo con el compañero.

En varias ocasiones hemos podido compartir espacios de lucha e intervención con ambos como No Hay Tiempo que Perder, y siempre han dejado muy clara su convicción de que la unificación de las luchas, el sindicalismo y la huelga general son las herramientas de las que debemos valernos para defender nuestros derechos como trabajadores y trabajadoras. Es ahora cuando debemos demostrarle al compañero que un trabajador que decide luchar y sindicarse nunca más vuelve a estar solo aunque demasiadas veces lo parezca. Empecemos a sembrar los mimbres con los que tejeremos la huelga general que conseguirá tumbar las reformas laborales que nos han impuesto PSOE y PP. Empecemos a sembrar solidaridad obrera con los y las luchadoras para hacer  esto posible.

Por la readmisión de los compañeros.

Por el derecho a ejercer el sindicalismo en las empresas.