El incendio en Moria fue resultado de la política criminal del estado griego hacia l@s refugiad@s. Fue el “crimen permanente” hacia l@s refugiad@s por arte de los gobiernos griegos, sus políticas de encarcelamiento y hacinamiento en los inhumanos centros de retención en el interior del país, sin condiciones de vida dignas. Fue su devaluación como excedentes, pues no podía asegurarse para est@s lo que sería fuerza de trabajo añadida. Fueron el odio racista y el veneno nacionalista que alimentó el gobierno Mitsotákis como anteriormente el gobierno Tsipras para asegurar que Grecia fuera la guardia fronteriza de Europa, allanando el camino para que los grupos utraderechistas y fascistas atacaran a nuestr@s herman@s de clase.

Fue su expulsión de los programas de integración y alojamiento y la burla por parte de los organismos de la administración para el pago de los papeles necesarios para acceder a la vivienda. Fue la política del estado de hacerles la vida insoportable y la intensificación de su política agresiva y beligerante en el Egeo. Con motivo de la pandemia se intensificó el confinamiento con medidas represivas en los hotspots y la creación de centros de retención cerrados, junto con una mayor degradación de sus vidas. 35 personas portadoras del covid tuvieron que ser encerradas en un almacén del campamento de Moria, sin un tratamiento médico adecuado ni lugar en condiciones higiénicas mínimas.

¡L@s refugiad@s sin nuestr@s herman@s de clase y no l@s dejaremos sol@s! No estamos sol@s como clase trabajadora, sino que nuestras identidades y representaciones de lucha son colectivas. Nuestras sociedades serán multiculturales y mutirraciales, porque “l@s de abajo” lo somos. Nuestras luchas por lo común conformarán un mundo de convivencia, solidaridad e igualdad para la clase trabajadora internacional y hacia ella, derribando el muro de los “ideales nacionales” y la “unidad nacional” y proyectando nuestros propios intereses de clase. No permitiremos ninguna otra Moria, ni su reconstrucción. ¡No queremos campos de retención cerrados ni abiertos!

Exigimos el traslado de l@s miles de refugiad@s de Moria a construcciones dignas, a casas y hoteles con las pruebas médicas necesarias y medidas de protección sanitaria. Luchamos por el derecho a la circulación segura y libre y la integración de refugiad@s e inmigrantes, sin límites y restricciones, por unas fronteras abiertas y papeles para tod@s, su integración en nuestras ciudades y pueblos y acomodamiento en edificios y en condiciones de vida dignas.

Denunciamos una vez más y exigimos la abolición del criminal acuerdo Grecia-UE-Turquía, que ampara la política migratoria de la Unión Europea y del gobierno griego. Reivindicamos una convivencia igualitaria en nuestras ciudades, barrios, escuelas y colegios. ¡Trabajos para toda la clase trabajadora! Nosotr@s mism@s somos quienes producimos la riqueza de la sociedad y obtendremos lo que nos pertenece. La riqueza es el pueblo trabajador, nativo o extranjero, en lucha por nuestra emancipación.