El tercer borrador presentado por el gobierno para la modificación del Real Decreto 276/2007 de acceso a la función pública docente es un nuevo ataque contra l@s profesor@s y maestr@s interin@s del sistema público de educación, dirigido a estabilizar plazas y no trabajador@s.

A grandes rasgos, ¿qué plantea este tercer borrador?

En primer lugar, determina qué plazas “de estabilización” deben salir en Oferta de Empleo Público con el objetivo de reducir la interinidad por debajo del 8%, tal y como marca la Ley 20/2021 que afecta a todas las administraciones públicas. Estas plazas se van a ofertar, gracias a la lucha del personal interino en los últimos meses, por dos vías distintas: concurso de méritos y concurso-oposición.

En segundo lugar, se establece el baremo para el concurso de méritos, con un máximo de 15 puntos, de los cuales solo 7 se corresponden con la experiencia laboral (limitada a 10 años), 3 se completan con formación académica y 5 corresponden al apartado de “otros méritos”, donde se pueden alcanzar máximo 2 puntos por formación permanente o se pueden sumar 2,5 por cada oposición aprobada desde 2012.

En tercer lugar, se determina el proceso de concurso-oposición. En cuanto a las oposiciones, las pruebas se simplifican, reduciéndolas a dos partes: desarrollo de un tema y presentación de una unidad didáctica, pudiendo establecer también una prueba práctica en especialidades que aún no se concretan. En cuanto al concurso, está limitado a 10 puntos, de los cuales 7 corresponden a experiencia laboral (también limitada a 10 años), 2 de formación académica y 1 correspondiente al apartado de “otros méritos” que se puede completar con formación permanente o se puede sumar 0,75 por oposición aprobada desde 2012.

¿Por qué este borrador de RD es un ataque a los y las interinas?

Los números del baremo propuestos por el gobierno hablan por sí mismos.

1. En el concurso de méritos, la experiencia laboral, que debería ser el criterio fundamental cuando hablamos de estabilizar a l@s docentes que trabajan en la educación pública, no pesa ni la mitad de la puntuación total: 7 de 15 puntos. Además, propone baremar con la mitad de puntuación la experiencia laboral en distintas especialidades y cuerpos, cuando much@s trabajador@s se han visto obligad@s a cambiar de especialidad/cuerpo porque la administración no sacaba a OEP las plazas de sus especialidades (resultado de lo cual la interinidad continuaba en ascenso).

2. Además, está limitada a 7 puntos y 10 años, de tal forma que una interina con 20 años de servicio tendrá la misma puntuación en este apartado que un interino con 10. Claramente, esta limitación lo único que hace es penalizar al personal con más tiempo de servicio, el que lleva más tiempo en fraude de ley.

3. Se contabiliza la experiencia laboral en centros privados, lo cual permite que trabajador@s que actualmente están en la privada puedan competir por plazas que actualmente están ocupadas por docentes que trabajan en la pública, facilitando así los despidos de est@s últim@s.

4. La formación académica tiene un peso excesivo frente a la experiencia laboral. Un aspirante que complete los 3 puntos de formación académica tendrá más puntuación que un interino con 4 años de servicio en la administración pública.

5. Las oposiciones aprobadas pueden llegar a contabilizar 5 puntos del total, es decir, más que siete años de tiempo de servicio. A esto hay que sumar que las oposiciones aprobadas antes de 2012 no cuentan, penalizando de nuevo al personal interino que lleve más tiempo en la función pública. Además, hay que tener en cuenta que la administración no ha convocado oposiciones de muchas especialidades a partir de 2012 y que también hay CCAA donde sí se ha hecho y otras que no, generando un agravio comparativo en la misma especialidad.

Éstos y otros elementos hacen que los supuestos procesos de estabilización de l@s docentes interin@s, que en realidad son procesos de estabilización de las plazas y no de las personas que ocupan las mismas, se puedan convertir en un ERE masivo en la educación pública. De nuevo el gobierno PSOE-UP deja en la estacada al personal interino.

Es necesario articular un movimiento que permita frenar estos planes y establecer procesos de estabilización donde haya una verdadera doble vía y no se permita el despido de ni un solo docente de la pública. Las sanciones para la administración que ha mantenido años y años en fraude de ley a sus trabajador@s, y no para l@s interin@s. El personal interino no es de usar y tirar: estabilidad ya.