De esta forma tan rotunda y categórica hablaba el por entonces presidente de la patronal de hostelería de Granada de la situación de l@s trabajador@s del sector en una entrevista que realizó en el año 2015 (https://www.granadadigital.es/trinitario-betoret-no-hay-precariedad-en-el-sector-de-la-hosteleria/).

La afirmación es tan surrealista que parece una broma, pero no lo es. Con toda claridad y rotundidad Trinitario Betoret afirma que el convenio se aplica en todas las empresas. ¿Es que no va nunca a los bares? ¿Es que nunca ha estado en un hotel? ¿Acaso cuando se junta con el resto de empresarios no hablan de las formas de ahorrarse dinero a costa de los derechos de l@s trabajador@s? Evidentemente sabe que la realidad es que no se cumple el convenio en la gran mayoría de los centros de trabajo y en aquellos que se cumple es gracias a la organización y pelea sindical.

Ni siquiera en su propia casa era capaz de reconocer la realidad: el famoso Pilar del Toro cumplía con los mínimos de la legislación laboral. La situación era tan grave que no entramos a valorar muchos otros aspectos del convenio que no se cumplían como horarios, categorías profesionales, conciliación de la vida laboral y familiar o salud laboral. En su empresa había fraude en la contratación, es decir, tenían a trabajador@s con contratos eventuales cuando en realidad deberían ser indefinidos. Había trabajador@s realizando unas 25-30 horas a la semana, pero solo les daba de alta unas 2-3 horas.

Es decir, que gran parte de su salario se cobraba en un sobre y firmando en servilletas de papel a la vieja usanza. Las nóminas, por tanto, sólo reflejaban el salario de la jornada laboral teórica y ascendían a 50 euros muchos meses. ¿Es que alguien puede creerse que una persona puede vivir con 50 euros al mes? Pero no contento con esto, también había realizado un descuelgue del convenio para reducir el salario un 25%. Te hemos pillado Sr. Betoret y así lo ha reflejado la Inspección de Trabajo. La acción conjunta de vari@s trabajador@s y de CCOO ha sacado a la luz este fraude, pero la dura realidad laboral les ha costado el puesto de trabajo a la gran mayoría de ell@s.

No podemos olvidar la responsabilidad que tienen los 3 delegados de UGT que fueron elegidos en la empresa por el mes de abril en las elecciones que promovimos en el contexto de toda esta acción sindical. Decían estos 3 trabajadores que en su empresa no había ningún problema, ¿seguirán diciendo lo mismo? No debemos permitir esa práctica sindical que sólo ayuda a defender los intereses de los empresarioss. No pretendo con esto sentenciar a nadie ni a ningún sindicato en particular, pero tienen responsabilidad sobre la situación laboral. Debemos combatir estás prácticas sindicales y tienen una buena oportunidad para demostrar de qué lado están: del de l@s trabajador@s o del de la patronal.

Es grave que esta situación laboral se produzca en cualquier empresa, pero más aún si el responsable era el presidente de la patronal de hostelería. Porque durante todos estos años de crecimiento del turismo en Granada, este señor quería reducir la masa salarial un 30% y como no aceptamos la negociación del convenio, fue bloqueada durante 4 años. Es más, el mes de marzo de 2019 dimitió como presidente para formar parte de la candidatura del PP a las elecciones municipales. Sin saber muy bien por qué a los pocos días de su anuncio a bombo y platillo decidió dimitir también como candidato a concejal de turismo. ¿Alguien se imagina la razón?

No podemos esperar nada de los empresarios y el mejor antídoto está en nuestra mano. Tenemos la obligación de defender nuestros derechos, nuestro salario y nuestra dignidad como trabajador@s, de desenmascarar todas estas prácticas y la explotación laboral. Sólo hay un método para ello, la organización de la clase trabajadora y nuestra intervención sindical en cada centro de trabajo.