A pocas horas de que acabe la campaña electoral andaluza que hemos llevado a cabo Izquierda Anticapitalista Revolucionaria IZAR en las provincias de Granada y Málaga estas 2 semanas, entrevistamos a los candidatos que encabezan las listas con militantes sindicalistas y jóvenes conocid@s en los diferentes movimientos sociales y la izquierda radical de nuestras ciudades, Pechi Murillo, profesora de la universidad, y Ángel Narváez, estudiante de Comunicación Audiovisual.

¿Por qué desde IZAR habéis decidido presentar candidatura a estas elecciones andaluzas?

Pechi: A pesar de ser una fuerza pequeña, nos presentamos porque creemos que es necesario plantear alternativas al reformismo también en los espacios electorales. Porque creemos que es necesario que haya también candidaturas netamente anticapitalistas, que no contribuyan a la idea de que sólo podemos aspirar a unos parches. Es importante que no nos acostumbremos a resignarnos al mal menor, al posibilismo como única alternativa.

Pensamos que es necesario que haya fuerzas políticas que pongan sobre la mesa reivindicaciones que sirvan realmente para mejorar las condiciones de vida de la gente de forma sustancial. Aunque somos conscientes de que conseguir eso no es posible a día de hoy sin enfrentarse a las clases dominantes y que no podrá darse en el marco de un sistema que se basa esencial y estructuralmente en la explotación de la mayoría. Eso también es necesario decirlo de forma clara. No podemos pensar que conseguiremos mejoras sustanciales sin pensar que eso no va a llevar consigo, inevitablemente, una confrontación con quiénes se están beneficiando de esta situación. Y eso hay que decirlo de forma clara también.

Presentamos por tanto una candidatura anticapitalista que no aspira a resignarse a los pocos cambios que se pueden hacer en los límites del gobierno y la institución si no que presentamos un programa de lucha, que aúna las reivindicaciones de todos los sectores que vienen peleando en Andalucía. Planteamos medidas que abran brechas y que permitan abrir el camino para avanzar en la construcción de una sociedad distinta. De una sociedad que rompa con la lógica de la búsqueda del máximo beneficio de unos pocos mediante la explotación de la mayoría social y de la destrucción del planeta.

Ángel: Creemos que a día de hoy se hace más necesario que nunca presentar una candidatura que se defina claramente como revolucionaria y anticapitalista, que hable de forma directa y que ponga encima de la mesa las necesidades reales de la clase trabajadora. Para nosotr@s, no existe una candidatura de estas características. Por eso desde IZAR hemos apostado por presentarnos a estos comicios, igual que lo hicimos en las pasadas elecciones generales. Lanzar esta candidatura para las andaluzas nos ha permitido mostrar nuestro programa, plantear cuáles son las medidas que consideramos necesarias a día de hoy, y en parte, tener una visibilidad con la que no contamos en otros periodos. Todo ello con muchísimas dificultades por parte de la Junta Electoral. Por ejemplo, en Málaga se nos han denegado todos y cada uno de los espacios públicos que hemos solicitado para hacer mítines. Tampoco se nos ha invitado a ningún debate ni hemos tenido la posibilidad de plantear nuestro programa en los medios de comunicación.

Sin embargo, pensamos que las instituciones no son el lugar donde se va a producir un cambio sustancial en las condiciones de vida de la clase trabajadora. Para nosotr@s, la lucha está en la calle. Las instituciones han de servir únicamente de altavoz para señalar claramente a los responsables de esta situación. Cuando l@s pensionistas consiguen una subida, lo hacen saliendo semana tras semana a la calle. Cuando la PAH paraliza un desahucio, lo hace poniéndose delante del domicilio. Por tanto, creemos que la lucha es el único camino.

Para una candidatura que habla de ruptura con el capitalismo, ¿cuáles son los ejes programáticos más destacados?

Pechi: Presentamos un programa de urgencia y de emergencia social. Llevamos ya más de 10 años de crisis, una crisis que además en Andalucía la afrontamos ya desde una peor posición porque venimos arrastrando un subdesarrollo histórico, porque en esta tierra no hay tejido industrial y encima tenemos una gran acumulación de tierras en muy pocas manos. Y como consecuencia nos encontramos en una situación de emergencia, tenemos un 26% de paro, un 46% de desempleo juvenil, más de 3 millones de andaluces y andaluzas están en riesgo de pobreza y de exclusión social, 1 de cada 3 pensionistas está en riesgo de pobreza, hay cientos de miles de trabajadores pobres en Andalucía que no superan los 327€ al mes. La situación es insostenible y esta situación no se soluciones con pequeños parches, hay que afrontarla con medidas que van en contra de la lógica de este sistema capitalista y patriarcal.

Ante esto nosotr@s proponemos, entre otras cosas, la prohibición de los despidos: si los beneficios no se reparten en tiempos de bonanza económica, las pérdidas tampoco se socializan en tiempos de crisis. Cuando además las grandes empresas del IBEX 35 no han dejado de tener beneficios incluso en los peores años de la crisis. Se hace inevitable para confrontar con el capital la expropiación de los pisos vacíos de los bancos y creación de un parque público de viviendas. No puede ser que los bancos, a quienes se ha rescatado con millones de euros del dinero público estén acumulando casas vacía mientras están echando a la gente a la calle. Ni un desahucio más y ni un suicidio más por amenaza de desahucio.

En cuanto al reparto del tiempo de trabajo, una medida como trabajar menos para trabajar tod@s es algo entendible por la inmensa mayoría que sufre niveles elevados de desempleo y precariedad en Andalucía. No tiene sentido que se esté proponiendo una ampliación de la edad de jubilación a los 70 años cuando casi la mitad de los jóvenes está en paro. Planteamos igualmente la reducción de la edad de jubilación a los 60 años. Y no menos importante en cuanto a los servicios públicos, planteamos la defensa de una educación laica, gratuita y de calidad, también de 0-3 años. Y ni un euro más a la concertada, segreguen o no, porque ya está bien del adoctrinamiento de la Iglesia en las escuelas pagadas con dinero público. Quien quiera religión que vaya a catequesis.

Ángel: En primer lugar, el impago de la deuda es una medida con la que empezar a hablar de financiación sin límite de servicios públicos, así como la derogación del artículo 135 de la Constitución. Una deuda que han generado los capitalistas no puede ser asumida por la clase trabajadora. Sería ingenuo además pensar que esa deuda se puede pagar, ya que roza el 100% del PIB. En segundo lugar, la nacionalización de los sectores estratégicos. La economía debe planificarse en torno a las necesidades reales de la clase trabajadora, y no en torno al beneficio de unos cuantos capitalistas. Es intolerable que, detrás de sectores tan importantes, haya manos privadas que busquen un lucro económico.

En este sentido, planteamos también la recuperación de todas las privatizaciones que se han llevado a cabo a lo largo de estos años. Además, defendemos la creación de una banca pública bajo control obrero. Los bancos, especialmente aquellos que especulan en el IBEX 35, han sido los más beneficiados durante esta crisis. Los mismos bancos que ejecutan, según datos del CGPJ, más de 100 desahucios al día en el Estado Español. Estas, junto a otras medidas que se pueden leer en nuestro programa, son la base esencial para iniciar una ruptura con el sistema capitalista.

El lema es “No hay otra manera: o con la patronal o con la clase obrera”. ¿Consideráis que Adelante Andalucía no plantea esta dicotomía?

Pechi: Nosotr@s consideramos que si queremos impulsar las medidas que comentaba antes, si queremos mejorar de forma sustancial la vida de la gente vamos a tener que confrontar. Y vamos a tener que pelearlo, no nos lo van a regalar, como no nos han regalado ni uno solo de los derechos de los que disfrutamos. Creemos que eso no se consigue sólo por tener una representación institucional, por tener más o menos influencia en los presupuestos, en el BOE o en el BOJA, ni siquiera aunque se gobernara en solitario. Sólo se va a conseguir mediante una pelea y para eso es necesario tener a la población masivamente movilizada y organizada en la calle presionando en esa dirección.

¿Alguien piensa que se pueden prohibir los desahucios sin enfrentarse a la banca? Evidentemente que no, la banca mira exclusivamente por su máximo beneficio ¿Y acaso Podemos lo ha hecho allí donde gobierna, en los ayuntamientos del cambio? Sigue habiendo desahucios en Barcelona, en Madrid el otro día una mujer de 65 años se suicidó por una amenaza de desahucio. ¿Es que un ayuntamiento no tiene potestad para legislar en materia de vivienda? Pues claro que sí, pero eso supone legislar contra la banca, y no están dispuestos a hacerlo.

¿Acaso derogar las reformas laborales e impedir los despidos no va a suponer un enfrentamiento con la patronal? ¿Que nacionalizar las energéticas no va a suponer una confrontación con la burguesía y no pagar la deuda no va a suponer un enfrentamiento con la banca? ¿Que una reforma agraria integral no va a suponer una pelea con la casa de Alba y los grandes terratenientes en Andalucía? Pues evidentemente que sí. Es inevitable si queremos mejorar nuestras condiciones de vida. Y eso, que hay que decírselo a la gente de forma clara. Adelante Andalucía lo esconde de su discurso, como si no confrontando con las clases dominantes pudieran cambiar algo. Saben que eso no es verdad y hacerle creer a la gente que sí es engañar. No se puede ser tan cobarde porque lo peor es que quien no tiene reparos en confrontar y explotar lo que haga falta son las empresas energéticas, es la patronal, es la banca, son los terratenientes. Ellos sí tienen clara esa dicotomía y la aplican con toda su crudeza. Ante eso hay que plantarse y plantarles cara, si no, ¿para qué queremos gobernar? ¿Para que todo cambie y siga igual? Nosotr@s no nos resignamos a eso.

Ángel: Claramente no. Adelante Andalucía se presenta a estas elecciones con un programa conciliador entre clases. En ningún momento hablan de enfrentarse a quienes acaparan la riqueza, ni señalan a los capitalistas como los grandes responsables de esta crisis. Para ell@s, la solución pasa por generar empleo con mejores condiciones, sin hablar de la redistribución de la riqueza confrontando con quienes acumulan capital a costa de las y los trabajadores.

En materia de turismo, por poner simplemente un ejemplo, Antonio Maíllo habla del “turismo inteligente” sin cuestionar a los responsables de que nuestras ciudades se estén masificando para que unos pocos se llenen los bolsillos. ¿Y cómo pretenden combatir la explotación en el sector de la hostelería sin poner encima de la mesa acabar con las reformas laborales? Simplemente no están dispuest@s a enfrentarse a los capitalistas, y plantean que es posible una mejor gestión del sistema desde las instituciones. Sí, se podrán conseguir leves mejoras, pero si no se toma el problema de raíz no es posible lograr una salida a esta crisis que favorezca a la clase trabajadora. Para nosotr@s, no se puede estar en esa posición ambigua. No confrontar a la patronal es, de facto, no defender los intereses reales de la clase trabajadora. Por eso decimos que, o con la patronal, o con la clase obrera