Entrevistamos a Víctor Méndez, militante de la corriente del NPA francés Anticapitalismo y revolución y sindicalista en la universidad de Nanterre. Tanto él como otros compañeros suyos están sufriendo la represión por las decisiones de las autoridades universitarias y del gobierno de Macron. El próximo día 6 de febrero comparece a juicio.

Hola Víctor. Te enfrentas próximamente a un juicio contra la dirección de la universidad. ¿De qué se te acusa? ¿Por qué se da esta estrategia de represión hacia ti y hacia otro compañero por parte de la universidad? ¿Cómo le estáis haciendo frente?

El 9 de abril de 2018 durante el movimiento de huelga a nivel estatal contra la selección, unos estudiantes decidieron ocupar un aula en protesta contra esta ley para exigir una universidad abierta a tod@s. El presidente de nuestra universidad decidió llamar a los CRS (antidisturbios) para desalojar la sala. Unos cien estudiantes en solidaridad decidimos ocupar también el aula y la policía nos desalojó violentamente. Nos arrestaron a mí y a Roga (el otro compañero detenido y pendiente de juicio) acusados de agredir a la policía. En concreto a mí me acusaron de morder a un antidisturbios pero él nunca fue a ver un médico ni aportó ninguna prueba sobre ello.

La universidad tenía como objetivo con este desalojo ahogar las movilizaciones pero tuvo el efecto contrario. Las detenciones y el desalojo provocaron una respuesta masiva. Una semana después hubo una asamblea con unas 2000 personas, huelga y manifestaciones dentro del campus. Después de esto, el 17 de octubre tuvimos la primera vista de juicio cuyo objetivo era que dejásemos, como militantes que somos, la actividad estudiantil para evitar mayores represalias. Nosotros hemos decidido todo lo contrario: si la intención del juicio es quitarnos de la militancia, seguiremos militando con total normalidad y con una orientación ofensiva, lo cual nos ha hecho ganar más apoyos. El próximo juicio será el día 6 de febrero, hasta entonces no dejaremos de movilizarnos.

¿Cuál era y es la situación y reivindicaciones del movimiento estudiantil? ¿Qué relación crees que guardan estas reivindicaciones con otros sectores y la situación política general de Francia?

Ahora mismo hay un movimiento estudiantil incipiente en relación con la huelga general que estalló en Francia el pasado 5 de diciembre contra la contrarreforma de las pensiones. Esta reforma afecta directamente a la juventud ya que consiste en cambiar la manera de contabilizar los años cotizados, siendo actualmente los mejores años de cotización los que cuentan para calcular la cuantía de la pensión. Con la reforma, contará el conjunto de los años cotizados (siendo los primeros años los más precarios además de atrasar la edad de jubilación).

En la universidad comienzan a organizarse asambleas y much@s jóvenes acuden a las manifestaciones interprofesionales. Nuestro objetivo es extender la huelga a las universidades en convergencia con otros sectores. De conseguir esto, podríamos masificar y radicalizar el conflicto. Además, permitiría debilitar el gobierno de Macron y acercar al movimiento a la victoria. Si ganamos esta pelea contra la reforma de pensiones, podríamos plantearnos ganar el resto de reivindicaciones que habíamos perdido tales como la selección dentro de la universidad que comentábamos al principio.

Por otro lado, el movimiento que se está dando ahora es inédito en cuanto a su organización. Además de ser masivo, l@s huelguistas a través de la acumulación de conciencia y experiencia han multiplicado las asambleas interprofesionales con el objetivo de convocar, organizar y sostener la huelga con acciones como cajas de resistencia, protestas y cortejos comunes y otras acciones de bloqueo de la economía etc. así como extender la huelga a sectores que aún no están movilizados o en huelga. La juventud ha sido partícipe de todo este proceso.

¿En caso de condena o absolución, cuáles serán vuestros pasos a seguir?

Vamos a hacer el mayor esfuerzo posible por la absolución ya que a nuestro juicio no tiene razón de ser una condena a personas que luchan por que la universidad sea para tod@s independientemente de su barrio, origen o renta. En caso de condena se apelará la decisión (aún hay margen jurídico para ello) pero sobretodo organizaremos una respuesta de movilización lo más masiva posible que logre dar la vuelta a la condena.

Además, pensamos que el movimiento obrero y estudiantil debe reagrupar al conjunto de los casos de represión para poder visibilizar de manera más importante la represión judicial y debilitar al gobierno con esta cuestión. Además, pensamos que la represión va a tener una conexión directa con las movilizaciones actuales y que si éstas ganan, el gobierno no se podrá permitir más condenas a jóvenes o sindicalistas que luchan.