El pasado octubre Coca Cola anunció el cierre de su histórica planta de Málaga, de 60 años en funcionamiento. Hay 78 trabajador@s afectad@s, de l@s que entrevistamos a a, Yolanda.

¿Podrías contarme cuál es la situación de Coca-Cola en Málaga? ¿Por qué os manifestáis y cuáles son vuestras demandas?

Pues todo ha venido a raíz de que el día 8 de octubre nos comunicaron que cerraban la planta de Málaga y a partir de ahí, hemos estado manifestándonos porque no queremos que la cierren y ya de antemano el problema que teníamos aquí era que ya la fábrica, desde el principio la han dejado morir simplemente. Eso se veía venir, porque no invertían nada ni en máquinas ni en líneas nuevas, siempre hablábamos que algún día cerrarían Málaga. Finalmente el cierre ha llegado justo cuando la plantilla está en una situación más vulnerable dada la situación de pandemia y las consecuentes dificultades que esto nos acarrea, a la hora de encontrar otro puesto de trabajo. Por tanto, la prejubilación para los mayores de 55 años o aceptar el traslado a la planta de Sevilla para los menores de dicha edad parecen las opciones menos malas, dado que aceptar la indemnización para quedarse en Málaga supone enfrentarse a una total situación de incertidumbre con los ERTEs y EREs a la orden del día.

¿Cuando dices que desde el principio ya sabías que eso se estaba dejando morir, a qué te refieres concretamente?

Yo llevo aquí 14 años, pero hay compañer@s que llevaban 30 años, básicamente toda la vida aquí. Desde hace un montón de tiempo no se invierte en Málaga, inversiones nada más en la planta de Sevilla, aquí son solo parches y arreglos puntuales, pero lo que es invertir en maquinaria de producción, que realmente es lo que hace que saquemos adelante el trabajo, nada. Desde que montaron la planta de Sevilla que fue en 1998 a partir de ahí en Málaga, siempre teníamos la coletilla de “Málaga cerrará, Málaga cerrará” pero nunca lo ves llegar, hasta que ha venido. Encima te pones a leer noticias de que Coca-Cola European partners ha comprado la embotelladora en Australia que son 5000 millones de euros. Y te preguntas: bueno, por un lado comprando y por otro lado cerrando…. Lo que está claro es que en realidad Coca-Cola tiene un montón de beneficios, a pesar de que argumenten que no han llegado a lo que ellos pretendían como objetivo y se han aprovechado de la situación actual para cerrar.

¿Cómo está configurada vuestra representación sindical y qué habéis defendido todo este tiempo?

Aquí la mayoría sindical la tenemos con CCOO y siempre nos hemos opuesto al cierre sobre todas las cosas y es por lo que nos manifestamos. Aun así, a día de hoy el cierre se presenta como inevitable y los acuerdos se están centrando en que el cierre se produzca con las mejores condiciones posibles para la plantilla. Dado que la planta de Málaga dedica su producción principalmente a la hostelería y el turismo, a través del vidrio sobre todo para bares, el backing box que van a los McDonald y Burger King y a veces con las tanquetas para las casetas de feria, etc. hemos tenido que parar desde marzo dada la situación de cierres de bares y todo lo que ha supuesto la pandemia del Covid a diferencia de otras plantas que si siguen con pet, latas, etcétera, para los supermercados que si tienen trabajo, lo que ha sido posible gracias a la inversión en otras plantas de las ultimas décadas.

¿Cuál es la razón de que se vaya Coca-Cola de Málaga?

Por pura estrategia económica, hicieron una planta a 200 km, no han invertido en la de aquí y ahora somos una planta pequeña y no les interesa tenerla ya que se ha destinado prácticamente a bares. No tenemos tantas líneas y, es una mera estrategia económica. Ellos dicen que no es por economía, pero está claro.

¿Crees que la actitud negociadora que está teniendo la empresa con las prejubilaciones, pactos, etc. tiene algo que ver con el conflicto que tuvisteis en las plantas de Madrid y la resistencia que hicieron allí sus trabajador@s?

Efectivamente, en Madrid les costó mucho más trabajo cerrar la planta, ya que eran el triple de trabajador@s que nosotr@s, que apenas quedamos 78 en planta y aquí no hemos podido hacer tanta fuerza. Además, nosotr@s somos una plantilla mucho más mayor que está a punto de prejubilarse, mucha gente que ronda los 50-54 años y no es igual que quien tiene toda la vida laboral por delante y le queda mucha fuerza de lucha. Igualmente, la empresa aprendió seguro de la situación en Madrid, para luego aquí llevarlo de otra forma.

¿Crees que gobierno y el ayuntamiento podrían haber hecho algo más por este conflicto?

Hombre, claro que sí, siempre se te queda eso. Podían haber hecho mucho más, se echaban un poco la pelota, pero sin solucionar nada, que si “fuiste tú, que no recalificaste, que si ibas a dar los terrenos, que si los terrenos de campanillas” y al final los perjudicados los de siempre: l@s trabajador@s, y ellos en la foto a ver quién sale mejor. Eso y los medios que te ponías a leer y es que no se ha escuchado prácticamente nada en ningún sitio. Con las manifestaciones y concentraciones que hemos tenido y ves que los medios no nos han dado cobertura tampoco.

¿Qué es lo más positivo que sacas de vuestra lucha?

Somos una plantilla que siempre hemos estado unida. Todas las manifestaciones, concentraciones y luchas que se hagan, siempre te unen en el fondo. Pero todo esto es una pena, porque al final te ves que te tienes que ir a Sevilla, otr@s compañer@s se verán en la calle y toca empezar de nuevo. Yo veo que las luchas de antes no son las mismas ahora. Mi padre siempre ha sido un luchador y yo siempre lo he visto al pie del cañón, eran otros tiempos, pero ahora yo creo que somos más individualistas que entonces. Ahora a la gente le cuesta mucho arrancar las luchas, veo que es difícil la gente no nos echamos a la calle, aun cuando el problema le afecta a uno mismo.

¿Tenéis previstas otras luchas? ¿Cómo podemos ayudarnos entre todas?

De momento no, no creo que hagamos movilizaciones porque ya está todo firmado, el acuerdo se firmó el día 12 de noviembre y ya está todo hecho. La gente que ha decidido prejubilarse, la gente que nos vamos a Sevilla, los que se quedan aquí y en la calle… pero igualmente, muchas gracias porque en todos lados se repite lo mismo y seguiremos en contacto allí en Sevilla por si la lucha continúa.