A las 6:30 de la mañana del pasado 30 de marzo DEH (Empresa pública de electricidad) cortó la corriente a la fábrica autogestionada de BIOME en Grecia, un símbolo de resistencia y un ejemplo práctico de autoorganización obrera ya desde los primeros años de los memorándums. Concretamente esa mañana se presentó un camión de la empresa junto con 2 furgones blindados de antidisturbios, amparándose en la emergencia sanitaria nacional frente al coronavirus. En este momento l@s trabajador@s de BIOME tratan de encontrar un modo de suministro eléctrico temporal hasta poder reanudar la toma de corriente.

Como refieren l@s propi@s trabajador@s en su comunicado: “Los vampiros del poder que actúan en la oscuridad encontraron el momento de cortarnos la corriente eléctrica a las 6:30 de la mañana. Tenían la grúa preparada y con el apoyo armado de 2 furgones de antidisturbios, lo que indica que se trata de una orden política, actuaron como los gobiernos de después de la ocupación nazi, que ejecutaron a combatientes en la oscuridad para que la gente no reaccionara. Denunciamos de forma paralela a sus cómplices de la DEH, que colaboraron como ejecutores.

Exigimos la inmediata reconexión con la toma de corriente, en medio de un proceso en el que negociamos con el ministerio de Trabajo la completa legalización de la gestión de la fábrica de BIOME ya sabiendas de que elaboramos productos de higiene personal y para el hogar, los cuales son ahora de primera necesidad para la sociedad.

La plantilla de trabajador@s de la fábrica autogestionada de BIOME”

¡Fuerza y solidaridad con l@s trabajador@s de BIOME! La solidaridad de clase es nuestra única arma.