Desde el mes de marzo de 2018, 150 carter@s de las Hauts-de-Seine en París están en huelga. El movimiento empezó para oponerse al despido de Gaël Quirante, sindicalista de SUD-PTT. Desde entonces, se ha profundizado llegando a reclamar la paralización de las reorganizaciones y puestos fijos para los y las trabajadoras precarias. Debido a su duración, esta huelga se ha convertido en una piedra en el zapato de la dirección del grupo postal.

“Lo han intentado todo contra nosotr@s: pagas a 0 euros, envío de notarios y de vigilantes de seguridad, intervenciones de la policía hasta en las mismísimas oficinas de correos, citaciones en comisaría, y tres juicios contra Gaël”, enumera Xavier, secretario provincial adjunto del sindicato Sud-Poste de las Hauts-de-Seine, subrayando de ese modo la determinación de los y las asalariadas en lucha. Nos explica que desde finales del verano de 2018, ni un@ de l@s 150 huelguistas ha flaqueado y retomado el trabajo. Esta noche como cada sábado, conmemorando los 300 días de huelga, los y las carteras del 92 organizan una fiesta de apoyo para darle relevancia al acontecimiento y para conseguir dinero para su caja de resistencia.

Desde hace casi 10 meses, la huelga es mayoritaria en 5 oficinas del departamento (lo que equivale a nuestras provincias), y significativa en muchas más. Implica alrededor del 20% de los y las carteras fijas, según el sindicato. Para resistir, l@s 150 carter@s se mueven y mucho: visitas a las oficinas casi a diario, asambleas generales, presiones a las direcciones, colectas de dinero, acciones con otros movimientos en lucha, presencia en las manifestaciones de los chalecos amarillos. Están en todos los frentes y despliegan un esfuerzo considerable para recaudar dinero para poder hacer frente a sus facturas y a los alquileres de 150 familias.

“Esto sólo funciona porque son l@s huelguistas l@s que asumen todas esas tareas y no sólo algun@s militantes”, explica Xavier del sindicato SUD. La autoorganización del movimiento es más bien pragmática. “Los y las trabajadoras se autoorganizan porque así es como se puede ganar, pero no en base a la idea de controlar a los dirigentes. Esa cuestión viene bastante después”, asegura.

La cuestión del dinero ha sido y sigue siendo un elemento central. Además de las nóminas a 0 euros, l@s funcionari@s han visto su cobertura con respecto a la salud cortada, y para aquell@s trabajador@s con familia numerosa, su prima de complemento familiar suprimida. L@s huelguistas sólo pueden resistir gracias a la solidaridad financiera que se ha creado alrededor de su lucha, y entre otras de la solidaridad de sus compañer@s que trabajan, recuerda Xavier: “Sin la caja de resistencia, habríamos vuelto al curro a los tres días”.

Pero l@s carter@s no son l@s únic@s que soportan el costo de esta huelga. Según los cálculos, Correos habría perdido cerca de 6 millones de euros en este conflicto. Para lograr ese resultado, han sumado los gastos de notarios, de vigilantes de seguridad, de multas que han tenido que pagar debido a los juicios que han perdido, y por último los costos debido a los retrasos de las reorganizaciones cuyo objetivo era suprimir empleos.

Un juicio favorable antes de la fiesta de los 300 días

Quizás sea un antes y un después en la huelga, o al menos una evolución en la correlación de fuerzas entre la dirección de Correos y el sindicato SUD. En la larga secuencia dividida en numerosos intentos por parte del grupo postal de despedir al sindicalista Gaël Quirante, el tribunal de apelación de Versalles ha dictaminado una sentencia favorable al militante el pasado jueves 17 de enero.

No hemos podido consultar la decisión del tribunal, pero según SUD-Poste 92 que debe publicarla en los próximos días, confirma el acuerdo del 4 de diciembre del 1998 sobre el ejercicio del derecho sindical y desestima las demandas de Correos. De ese modo, estipula que “todo representante sindical que pertenezca o no a Correos se beneficia de un libre acceso” a las oficinas. Es uno de los puntos de litigio entre Correos y el sindicato SUD. El tribunal condena también a la dirección a una multa de 4 000 euros.

Convencido de que esa sentencia reescribe favorablemente el derecho sindical a escala estatal en Correos, pero también para otras empresas, Xavier considera que se trata ya de una victoria clara que sólo ha sido posible gracias a la huelga, aunque aún no se haya negociado un protocolo que ponga fin al conflicto y que les sea favorable. Reivindica también la contratación con contratos indefinidos de 30 interin@s que Correos ha tenido que hacer fij@s desde hace ya 9 meses.

Pero con esa “nueva victoria jurídica” que representa una “bofetada enorme” para la dirección, se propone incluso conseguir la reintegración de Gaël Quirante en Correos. Señal de un posible cambio de actitud por parte de la dirección, una reunión anulada ha sido finalmente programada para el lunes 21 de enero a las… 6 de la mañana. “No hay ningún compromiso por su parte para hacer contra propuestas, ninguna garantía que esto será el principio de un verdadero proceso de negociación, pero el impacto de la sentencia tiene mayor alcance que sólo el departamento del 92, y su posición se deteriora”, analiza el sindicalista. Sea cual sea el resultado de esta reunión, l@s huelguistas piensan seguir aguantando, y si es necesario, radicalizando y extendiendo su movimiento en París y en Seine-Saint-Denis.

L@s carter@s del 92 no tiene por tanto previsto ceder, más aún después de que el sindicato SUD, que lleva el conflicto, ha visto cómo su estrategia sindical era apoyada durante las elecciones sindicales del mes de diciembre.

Sobrepasan ahora el 51% de los votos ellos solos, con una participación récord del 86%, 13 puntos por encima de la media nacional.