13007370_504709089719362_7070101090927955560_nComo llevamos viendo desde hace ya demasiado tiempo, la situación de la educación pública en el Estado Español es cada vez más complicada. Cada año, miles de estudiantes son expulsadas de la universidad por no poder pagar sus tasas, llegando este curso, desde el tasazo, a unas 70.000 estudiantes fuera de las aulas por motivos económicos.

La implantación de la LOMCE y el 3+2 no hace más que empeorar las condiciones de vida del estudiantado. El aumento de las tasas, el empeoramiento de las condiciones de los centros de estudio, de las calidades educativas en general, la segregación que genera la LOMCE, etc., concluyen en una elitización de la educación, dejando a las hijas de las trabajadoras en una situación cada día más difícil de cara a poder acceder a una educación de calidad.

En respuesta a esto, el movimiento estudiantil debe dar una respuesta contundente para tratar de tumbar todas las reformas y recortes que se están llevando a cabo por toda la serie de gobiernos que han pasado por el Ejecutivo. El pasado 3 de marzo se dio el primer paso tras las elecciones del 20D para mostrar que ni el pacto C’s – PSOE ni un hipotético gobierno “progresista” será la solución para nuestros problemas. Sólo la movilización y la organización podrán hacer frente a los ataques que sufrimos las estudiantes de clase trabajadora. Con diferentes respuestas a nivel estatal, las estudiantes hemos dado una pelea importante, pero que sólo ha sido el inicio. Esta movilización nos permite, como muchas anteriores, generar un movimiento estudiantil mucho más amplio, fuerte y organizado.

Además, esta huelga tenía un carácter especial por la situación política actual. Los pactos y la falta de gobierno hacían y hacen que sea un momento oportuno para presionar. Sin embargo, esta lucha no puede quedar en una sola fecha como el 3 de marzo, sino que necesitamos darle una continuidad a esta pelea, para salir cada vez más fuertes y más organizadas. Por eso es necesario secundar y construir la huelga convocada los días 13 y 14 de abril a nivel estatal. La necesidad urgente de tumbar el 3+2 y la LOMCE no nos permite frenar este movimiento.

La convocatoria de todas estas huelgas y movilizaciones nos muestra que el movimiento estudiantil tiene una necesidad de lucha importante, pero no obtiene una respuesta adecuada con las organizaciones estatales estudiantiles que hay en la actual

idad. Las diferentes fuerzas estudiantiles convocan fechas por su cuenta sin consensuar y sin buscar una unidad en la lucha. Por lo tanto, las estudiantes no tenemos un espacio estatal de debate desde el que empujar todas juntas contra los ataques a la educación pública. Es necesario unificar de manera progresiva las distintas fechas y campañas, de forma que el

movimiento estudiantil vaya generando una coordinación y una unidad a nivel estatal que termine en un sindicato unificado que permita al movimiento crecer y autoorganizarse.

Para construir esta unidad debemos empezar a construir iniciativas concretas y espacios de debate y construcción colectiva para intervenir en el movimiento estudiantil. Por ejemplo, deberíamos caminar hacia un encuentro hacia el que los distintos sindicatos, asociaciones, asambleas, etc., y estudiantes en general, deben caminar, de forma que se pueda ir avanzando hacia esta unificación de la lucha.

IMG_3413