Hicimos en septiembre un llamamiento público para construir candidaturas anticapitalistas y revolucionarias unitarias de cara al próximo ciclo electoral. En el caso de las elecciones andaluzas hablamos con todas las organizaciones revolucionarias con las que compartimos la necesidad de enfrentarnos a los intereses de los capitalistas para cambiar las vidas de los y las trabajadoras y de la juventud así como de conformar un espacio, también electoral, a la izquierda del reformismo. En esta ocasión no ha podido ser ya que dichas organizaciones o han preferido presentarse con sus siglas o no han visto central construir unas candidaturas de ese tipo. Esperemos que para otros comicios el resultado pueda ser diferente. Desde IZAR seguiremos insistiendo.

Por todo ello, en esta ocasión Izquierda Anticapitalista Revolucionaria IZAR concurrirá finalmente el 2-D en solitario en las provincias de Málaga y Granada con un programa claro de urgencia social para l@s trabajador@s y la juventud que visibilice una alternativa nítidamente de clase. El programa que defendemos no es un programa de gobierno en los estrechos márgenes institucionales del capital sino de ruptura con el sistema. Las elecciones deben ser un momento en el que se visibilice y se de voz a un discurso y a una serie de reivindicaciones que responsabilicen de manera clara a los culpables de la crisis es decir a los capitalistas y las políticas llevadas a cabo por los gobiernos de turno y que pongan sobre la mesa la necesidad imperiosa, para cambiar nuestras vidas, de enfrentarse a los intereses de los de arriba.

No es posible defender los servicios públicos sin oponerse al pago de la deuda, de la misma forma que no es posible asegurar tierra para l@s que la trabajan, viviendas, salarios y pensiones dignas sin enfrentarnos a los privilegios de los grandes propietarios, de los bancos, la patronal y los fondos privados de pensiones. Se trata pues, durante esta campaña, de levantar un programa que sea verdaderamente consecuente con nuestra clase y que apele a la movilización y a la unificación de las luchas existentes para poder llevarlo a cabo los pies en la lucha de clases, podremos construir una Andalucía de l@s de abajo.

Por eso, queremos ser una candidatura con la brújula 100% situada en el conflicto social que recuerde que durante este periodo han existido muchas movilizaciones como las kellys y el sector de la hostelería por el cumplimiento del convenio, los docentes interinos autoorganizados y en huelga por su estabilidad, las temporeras de la fresa migrantes en Huelva contra la explotación, con l@s trabajador@s forestales contra la precariedad, l@s pensionistas en pie gobierne quien gobierne, los estibadores o l@s trabajador@s de Amazon o de la limpieza o el metro en lucha por sus condiciones laborales, l@s migrantes que sobreviven en los CIEs tras desgarrarse en la valla de Ceuta y Melilla, las mujeres en contra de este sistema patriarcal y trabajadores y trabajadoras que con sus propios cuerpos paran los desahucios cuando la banca llama a su puerta, etc.

Esta es la mejor garantía para defender nuestros derechos democráticos, laborales y sociales. Ninguna ilusión en aquellos que se autodenominan del “cambio” hoy y se ofrecen a gobernar con el PSOE mañana para acabar llevando a cabo las mismas políticas de siempre. En ese sentido no olvidamos ni las políticas llevadas a cabo por el PSOE en Andalucía durante estos 40 años ni las llevadas a cabo por cogobiernos PSOE-IU. Rechazamos la idea del posibilismo o del mal menor al igual que alertamos de las políticas de derechas vengan de donde vengan.

No hay medias tintas posibles: o se está con la patronal o con la clase obrera. Desde IZAR sabemos dónde está nuestro bando. Por eso, el 2 de diciembre os animamos a votar nuestras listas y al día siguiente a seguir luchando en las calles, y en los centros de trabajo y de estudio.