Las Kellys, camareras de piso de los hoteles que han sorprendido a toda la izquierda española organizando a cientos de empleadas de un sector tan feminizado y precarizado, estarán en Burgos el próximo 11 de mayo para explicarnos su experiencia. Todo dentro de la campaña sobre ‘Mujer y precariedad’ que lanzamos desde Izquierda Anticapitalista Revolucionaria Burgos.

WhatsApp Image 2017-05-02 at 19.25.22En los últimos años hemos visto cómo la precariedad está a la orden del día, esa precariedad que antaño se implementó a través de la juventud, usándola como punta de lanza, hoy está implantada en toda la sociedad pero como siempre, la peor parte de la crisis – estafa capitalista se carga sobre los hombros de uno de los sectores más oprimidos de esta sociedad. El sistema capitalista aunó fuerzas con el patriarcado para empobrecer, aún más si cabe, a la mujer trabajadora haciéndola pagar los platos rotos del sistema capitalista y patriarcal.
Por un lado seguimos viendo cómo siguen existiendo trabajos altamente feminizados, casi siempre relacionados con los cuidados y cómo en estos casos la precariedad va un paso por delante donde el contrato laboral es algo que en muchos casos ni existe (del indefinido ni hablamos). La brecha salarial en el Estado español se encuentra en torno al 25%, por no hablar del alto porcentaje de parcialidad ya que en pleno siglo XXI la mujer trabajadora sigue teniendo una doble jornada laboral impuesta, no remunerada e invisibilizada en el hogar. Esto impide en muchos casos disputar el espacio público y sumado al menor salario la coloca en una situación de indefensión en casos de violencias de machistas.

No es casualidad que en el Estado español se lleve años hablando de la feminización de la pobreza. El sistema capitalista y patriarcal, como socios naturales, utilizan a la mujer trabajadora como cabeza de turco para cargar sobre sus hombros las debilidades de este sistema y sus crisis cíclicas.

Por todo esto es necesario organizar resistencias frente a esta situación, es necesario un sindicalismo de base, combativo y que conciencie a la clase trabajadora y en concreto a la mujer trabajadora, en la lucha como verdadera herramienta de cambio. Creemos necesaria una verdadera y efectiva transversalización del feminismo en la lucha obrera, que fructifique, entre otras cosas, en campañas que enlacen ambos temas; vemos necesaria la feministización de los espacios sindicales en todas sus escalas.
La autoorganización de los trabajadores y las trabajadoras es imprescindible; los centros de trabajo y sectores complicados (hostelería, telemarketing…) son quizás uno de los eslabones más débiles por los que quebrar las cadenas capitalista y patriarcales.
Desde IZAR – Burgos comenzamos con la campaña ‘Mujer y precariedad’ para avanzar conjuntamente en todos estos ámbitos y que culminará el próximo 11 de mayo en una charla – debate con una compañera de Las Kellys – Madrid donde trataremos estos temas y muchos más.
¡Os esperamos!