“Fuengirola, bandera roja, olas de 2,5 metros y corrientes de resaca, te duele el cuerpo, ya vas por el cuarto rescate hoy, miras el reloj y aún quedan 3 horas para las 8 de la tarde. De repente, entre espuma y agua divisas que, la misma persona que antes te levantaba la mano de manera despectiva, esta vez te levanta la mano pidiendo ayuda. Lanzas el código por el walkie, vuelta a correr y a nadar.

Coges a la víctima, la tranquilizas, le das la lata de rescate, te agarra y, ahora, quien traga agua eres tú. Te zafas de ella como puedes, le das la lata de rescate, y esta vez sí, se tranquiliza. Vienen tus compañeros, la lleváis a la zona del rompeolas y finalmente salís todos fatigados pero de una pieza. Aplausos de fondo, subes a tu torre y vuelta a la normalidad. Vuelves a fijarte en la hora, faltan 2 horas y media para las 8 y es 20 de agosto”.

El anterior texto es el día a día de cualquier socorrista de playa a lo largo de las localidades que forman el litoral andaluz, todo puede parecer normal y propio del trabajo de socorrista excepto la fecha final, 20 de agosto. Para cualquier bañista puede ser un simple número pero para l@s socorristas que trabajan para la empresa Medios Acuáticos significa no haber cobrado aun la nómina de julio. Y el 15 de julio significa no haber cobrado la de junio. Y así toda la temporada que va desde Semana Santa hasta finales de octubre normalmente.

Ésta es solo una de las irregularidades que las subcontratas de socorrismo, en especial la empresa Medios Acuáticos, que opera en Málaga, Fuengirola y Marbella, realizan allá donde campan al amparo de las instituciones políticas (las cuales son conocedoras de las mismas y avisan un día antes de las inspecciones que van a realizar para que “todo esté en orden ese día”). Esas mismas irregularidades son las que me dispongo ahora nombrar y detallar:

-Horas extras no pagadas: A l@s socorristas les corresponden 2 días de descanso a la semana, pero esta empresa deja descansar uno o uno y medio, alternativo cada semana.

-Salario indigno con respecto a la peligrosidad del puesto: 1050-1100€ es lo que gana de media un socorrista por exponer su integridad en los rescates y velar por la seguridad del bañista mientras la empresa privada se embolsa más de medio millón de euros anuales a costa del contribuyente.

-Materiales en mal estado: Latas de rescate con la cuerda en mal estado, motos acuáticas que no funcionan, tijeras oxidadas, botiquines de socorristas sin material básico, gasas estériles “reutilizables”, sillas para baño adaptado en pésimas condiciones y un largo etcétera que hacen de este tipo de empresas la perfecta para que ni el bañista ni el socorrista estén seguros en la playa.

-Incumplimiento de las medidas anti covid-19: una mascarilla de tela y un botecito de gel hidroalcohólico para todo el verano es su protección frente al letal virus.

-Incumplimientos del convenio colectivo: días de descanso insuficientes, aplicación de contratos “por obra y servicio” durante varias temporadas cuando deberían pasar a ser fijos-discontinuos, horas extras no pagadas.

-Servicios especiales nocturnos de San Juan y La Virgen del Carmen sin contrato ni nóminas: estos servicios son de máxima afluencia donde el socorrista se expone y no son horas remuneradas como extra ni existe contrato ni seguro que lo proteja en caso de accidente, simplemente desde la dirección de la empresa te dan prioridad si necesitas un día libre en concreto.

-Represión sindical y organizativa de l@s trabajador@s: en caso de que la empresa conozca que te estas organizando o informándote para reclamar tus derechos laborales comienza “su negociación”, ofreciéndote los días libres que tú necesites, y en caso de que eso no surta efecto (porque sabes perfectamente que te deben días de descanso) empieza la represión: te envían a una playa lejos de tu lugar de residencia como castigo, no te vuelven a llamar para trabajar la temporada siguiente a pesar de que estén obligados o, simplemente te despiden.

Son varios l@s compañer@s que nos hemos sindicalizado (y nos han reprimido con el despido el cual reclamaremos) para organizarnos y reclamar lo que nos pertenece y mejorar las condiciones de l@s socorristas de las playas de Málaga. Esto no es único de una sola empresa, Medios Acuáticos en este caso, sino de todas las subcontratas que campan en playas y piscinas de Andalucía (al amparo de las instituciones) aprovechándose de gente joven que expone su vida por un salario y condiciones de miseria.

Es por ello que desde la organización sindical CGT SOSMALAGA (nos podéis encontrar en Instagram y Facebook) hacemos un llamamiento a tod@ aquel/la que esté siendo explotad@ por este tipo de empresas para organizarnos y unirnos para luchar por una mejora del sector del salvamento y socorrismo. Ante el abuso, unidad.

Artículo de Alejandro Rodríguez, trabajador socorrista de CGT en Fuengirola