Una vez más, la plantilla de Limasa retoma la lucha por sus condiciones de trabajo y la remunicipalización completa de la empresa. Esta vez, además, lo hacen contra la división de la empresa en dos y la previsible mayor precarización de sus condiciones laborales.

Paco de la Torre pretende ahora dividir a la plantilla en dos empresas distintas: una privada y una pública; y con ello separar los servicios que actualmente Limasa centraliza. Esta propuesta persigue que el Ayuntamiento asuma los servicios más deficitarios y que la empresa privada tenga más capacidad para reducir costes en los servicios prestados, además de mermar la capacidad de lucha de los y las trabajadoras.

Dentro de este nuevo proceso de lucha, propuesto por el comité de empresa y ratificado por los y las trabajadoras en asamblea, hay algunos acuerdos que nos parecen decisivos a la hora de potenciar la movilización y seguir dando pasos adelante hacia la paralización de este nuevo proceso privatizador: el compromiso de hermanar su lucha con el colectivo de bomberos, que supera ya el año de lucha y movilizaciones por unas condiciones laborales dignas; y las propuestas para difundir ambos conflictos y movilizarse en contra todo lo expuesto.

Es importante resaltar que estos dos sectores no sólo son sectores combativos y fundamentales a nivel social y económico. Limasa, por un lado, evidencia la necesidad de una municipalización que mejore la calidad del servicio, mermada por la falta de contratación y de equipamientos, e imponga unas condiciones laborales dignas aceptando las propuestas de los y las trabajadoras en lucha. Por su parte, con la lucha de los bomberos hemos podido ver que las injusticias y los recortes ocurren bajo la gestión de unos pocos, que nada saben sobre el funcionamiento real de esos puestos de trabajo, ni parece importarles en absoluto. Son los y las trabajadoras quiénes, día a día, hacen funcionar el mundo. Son ellos y ellas quienes deben decidir sobre todo, y más sobre sus condiciones de trabajo y de vida. Necesitamos una municipalización de Limasa que aumente, o como mínimo mantenga, las condiciones de trabajo ganadas con años de lucha. En estos tiempos que corren, las condiciones laborales que hoy nos quiten, mañana nos costará pelearlas el triple, no nos creemos ninguna promesa de mejora posterior sin lucha.

Desde Izquierda Anticapitalista Revolucionaria (IZAR) Málaga, queremos mostrar nuestra solidaridad y apoyo a esta iniciativa y ofrecer nuestra total disposición para las luchas que ambos sectores mantienen y la que inician juntos.