Gaël Quirante va a juicio en apelación el 14 de noviembre de 2022. En primera instancia, el veredicto había sido una pena de prisión condicional de 3 meses, sobre un caso inventado. 2 ejecutivos de Correos de La Défense-Neuilly acusan a Gaël de “robo de teléfonos móviles” en 2018, durante la larga huelga de l@s 150 carter@s del departamento 92 desencadenada tras el despido de Gaël.

Estos 2 ejecutivos intentaban impedir que Gaël y l@s huelguistas entraran en la oficina de Neuilly. Durante muchos meses, buena parte de los directivos del 92 han utilizado todos los medios para intentar impedir que se dirijan a sus compañer@s, hasta el punto de romperle la nariz a un huelguista. No obstante, los tribunales han reconocido que era legítimo que Gaël y l@s huelguistas intervinieran en los centros para informar a los compañer@s y pronunciarse. ¡La actuacion de los ejecutivos que bloquearon la entrada en el centro de Neuilly para informar fue, por lo tanto, ilegal y sobre todo totalmente ilegítima!

Derecho de huelga pisoteado y falsos testimonios

Una cosa está clara: las acusaciones de los 2 ejecutivos canallas son falaces. La videovigilancia y los numerosos testigos presentes lo atestiguan: ninguna violencia por parte de Gaël. Lo que molesta a los ejecutivos no es la supuesta violencia, sino las palabras de Gaël y su sindicato. No soportan que se cuestionen sus llamadas “reorganizaciones” y su autoridad. En primera instancia, Gaël fue condenado por un juez que dictó su sentencia el mismo día del juicio tras 15 minutos de reflexión… basándose únicamente en el testimonio de estos 2 ejecutivos que pisoteaban el derecho de expresión y el ¡derecho a la huelga!

Sin embargo, los ejecutivos están acostumbrados a los falsos testimonios. Correos  ya había intentado usar el chantaje con un compañero con contratos de duración determinada para extraerle un falso testimonio acusando a Gaël de robo de paquetes postales bajo pena de despido y pérdida de su alojamiento. No son accidentales estos métodos: la presión sobre l@s emplead@s precari@s para que hicieran falsos testimonios se volvió a utilizar más recientemente en Yvelines.

Ganar la absolución el 14 de noviembre 

Incluso una sentencia de prisión suspendida para Gaël lo debilitaría en su actividad militante. Como una espada de Damocles, la amenaza de prisión sería un golpe a las posibilidades de resistencia en el 92. Su absolución sería por el contrario un estímulo para la lucha en Correos y más allá. ¡Por eso llamamos a tod@s l@s trabajador@s postales del 92 en adelante, y a tod@s aquell@s que consideran útil su actividad militante y la de nuestro sindicato, a acudir a Versalles el 14 de noviembre para ganar la absolución!